Top
Estudio IGLOO / Arquitectura  / Casa SAGUNTO

Casa SAGUNTO

La vivienda de las 21 ventanas.

 

De las partes que componen la casa me quedaría con la ventana, es el vacío más lleno. Existen excelentes ejemplos aplicables a los 21 vacíos que recorren la fachada interior de nuestra vivienda, la de Hermi. En cada uno de ellos, se convierte este elemento en un denso umbral a través del cual se suceden los más bellos acontecimientos. La idea, es transformar el esquema arquetípico e insustancial de vivienda con patio central y dos fachadas –muy común en el barrio-, en otro más abierto y flexible, basado en la sucesión de espacios cualificados por el movimiento y la luz.

 

La casa va a ser “vivida” por una única persona, soltera, por esto, aplicamos el concepto de simultaneidad de uso y de eficiencia espacial. Optamos por construirla con unidades pequeñas intencionadamente, de idéntica geometría y de tres por tres por tres metros libres interiores que, por adición, compongan espacios de dimensiones variables pero de sección controlada. Las unidades -diecinueve en total- incorporan su propio programa, su propia iluminación –artificial y natural- y su propio mobiliario, pudiendo funcionar como elementos individuales o asociados a otros, y especializándose en diferentes situaciones domésticas, mutables, si el uso lo requiere. Éstas estructuras “espaciales”, se mezclan en grupos de varios ambientes domésticos y desdibujan así la secuencia modular, que, como describía Herman Hertzberger, son como una partida de ajedrez en la que existen varias normas que hay que cumplir pero a la vez una posibilidad de movimiento casi infinita, o Tuñón y Mansilla al ordenarlas en algunos de sus sistemas de agrupación del estudio bajo la máxima de ”igualdad y diversidad”.

 

La vivienda zigzaguea provocando espacios sombríos pero bien iluminados, esconde y enseña; toda ella gira en bucle en torno a un gran patio central, al que vuelca sus estancias principales y a dos patios pequeños, donde lo hacen las secundarias. La estructura esponjosa resultante, confiere al volumen gran cantidad de espacio libre por el que transpirar. Un cincuenta por ciento es superficie construida interior y otro cincuenta por ciento es espacio intersticial, patios y terrazas.

 

Se establece un nuevo orden, que narra, a modo de plano secuencia continuo, los modos de habitar contemporáneos, la relación que se produce entre el todo y las partes y la alteración de la percepción de la vivienda convencional -compuesta por partes infra conectadas-, haciendo aflorar una nueva experiencia espacial, en la que el individuo “descubre” conforme se va adentrando en la estructura.
Dos fases definen la construcción de la casa por estratos. En primer lugar, la vivienda descansa sobre una base de muros de bloques de hormigón color gris. Es el único elemento en contacto con el terreno, y por tanto el más rudo, duro y resistente. En segundo, contrastando con la construcción tradicional, se erige la vivienda, el hogar. La estructura principal se construye mediante grandes paños de madera contra laminada -CLT- dotando a la vivienda de un aspecto cálido y confortable interiormente.

 

Desde el inicio buscamos que la vivienda sea híper optimista. El uso del color y su disposición, dotan a la casa de carácter propio. Unas veces aparece resaltando elementos singulares -amarillo y verde- y otras cualificando espacios completos, habitualmente húmedos -extraídos de paletas de colores del delirante y surrealista mundo de Wes Anderson-.

 

El reciclaje de material sobrante de la mecanización de las fachadas se usa para producir parte del mobiliario interior de la vivienda. Nace así un juego de elementos diseñados para el espacio y el uso de cada uno de ellos -muebles, lámparas, video portero,…- y otros, de IKEA “customizados” premeditadamente, que aportan coherencia y unidad al conjunto.

 

Una casa no es un hogar, cierto es. La arquitectura ha vivido años de absentismo social, más preocupada de cómo vestía que de cómo era, del contenedor que del contenido. Nuestra propuesta ahonda en la capacidad que tiene la arquitectura de mejorar las condiciones de contexto, de construir la ciudad, pero también en el potencial que tiene el espacio doméstico de cambiar el estado de ánimo, la vida.

 

Ver galeria de fotos >>