Top
Estudio IGLOO / Gallery show  / Estudio IGLOO

Estudio IGLOO

Un espacio de trabajo flexible y funcional.

 

El estudio se sitúa en un local en planta baja, con sólo una fachada dando a la calle. Su estructura espacial es radicalmente longitudinal, de cuatro metros de ancho por veinte metros de profundidad y por cuatro de altura libre. Debíamos dar forma a un espacio de trabajo lo suficientemente flexible como para poder contener tanto a un grupo de trabajo pequeño como o un o grande, y además pudiera agrupar varios usos simultáneos.

 

En los lados longitudinales situamos el almacenaje: el derecho contendrá los espacios secundarios -baño, cocina, archivo y reprografía- y el izquierdo la biblioteca. El fondo del local -un paño de tres por dos cincuenta metros- los usaremos de pantalla de proyección.

 

La fachada principal es el único elemento en contacto con la calle y por tanto susceptible de interactuar con ella. Estudiando la configuración del espacio público del barrio -las aceras-, detectando que son elementos de circulación extremadamente fluidos, en los que NO existen espacios donde poder descansar o conversar -bancos- y que los que hay son de pago -cafeterías-. Proponemos un lugar intermedio -un condensador de actividad- que ejerza una doble función: primero servir de meta volante, de lugar donde parar a conversar, y segundo como transformador energético. Para ello disponemos dos banquetas y una bici estática. La primera fomenta el encuentro social, y la segunda la vida sana y el consumo responsable. La segunda, mediante el pedaleo, genera la energía suficiente para cargar el móvil, a la vez hace que consumas la propia, haciendo deporte.

 

El interior -la zona de trabajo- está pensado como un espacio único donde el mobiliario se dispone según se necesite, conteniendo en inicio un espacio doméstico junto a la calle, una amplia zona de trabajo, otra de reuniones en grupo, un espacio de ocio y una última zona de proyección.

 

El techo de corcho describe un perfil cambiante. Mediante la sucesión de grandes bloques de corcho blanco -que actúan como vigas de canto en posición transversal -podremos modificar la sección conforme el espacio interior y el uso del mismo lo requiera. Mediante esta operación el espacio mutará, cambiando, no sólo su cualidad y forma, sino también la percepción del mismo.