Top
Estudio IGLOO / Arquitectura  / La Cultural MORAÑA

La Cultural MORAÑA

Tres conceptos que convergen en una única idea.

 

La pregunta que nos hacemos a la hora de resolver un programa con un fuerte carácter social como es el que plantea el concurso, es como construir un edificio del pueblo para el pueblo y que representa e identifique los valores caleidoscópicos de una sociedad abierta como es la actual.

 

Hemos sido protagonistas de la gran importancia que han adquirido las plazas públicas en el cambio socio-político la condición de ÁGORAS griegas como lugar no sólo de intercambio de conocimiento sino de cambio social? La ciudadanía se retuerce, y la ciudad con ella, por los nuevos cambios de paradigma. Nada es igual ahora que hace bien poco, el pueblo exige transparencia e igualdad. Ha accedido al poder el pueblo y con ello las jerarquías se desdibujan, el poder es ahora más democrático.

 

¿Serán los nuevos edificios públicos lugar para todos, extensiones del Ágora , edificios abiertos, reflejo de una nueva sociedad moderna de lo que debería representar lo público en una sociedad moderna como la actual, podrían ser representaciones del convulso movimiento cívico y asociacional que tomó las calles en 2013.

 

¿Podrán llegar a ser los nuevos edificios culturales las Iglesias del siglo XXI? En el espacio del patio (triangular) se organizan las funciones más estáticas, privadas y las que requieren de mayor recogimiento e introspección. Todas ellas se agrupan entorno a un patio que las alimentará de luz durante el día y proporcionará la ventilación necesaria.

 

La zona perimetral a este patio recupera la identidad de espacio circundante, abierto y unido que tuvo en su época de mercado. Esta condición le confiere multitud de usos y disposiciones. Hace que el auditorio funcione como sala de conciertos, aula magna o como espacio asambleario, que la zona multiusos aparezca de manera sorpresiva en cualquier punto del anillo y en cualquier posición florezca una actividad, un corrillo en conversación o una actividad diferente, y el espacio para la tercera edad no se recluya a un aula cerrada, sino que por su posición y espíritu nómada (segunda juventud), haga que se mezclen con el resto de usuarios, convirtiendo el edificio en un verdadero soporte para la intergeneracionalidad y la mixicidad social.

 

Esta naturaleza camaleónica se contamina en las cubiertas, que emergen con energía mostrando lo que para nosotros es, o debe ser, una representación orgullosa del pueblo, y que además que refleje la calle que los griegos consideraban como ágora o espacio para el intercambio de conocimiento, y muestre la heterogeneidad social y cultural de la socieda actual.

 

Tres conceptos que convergen en una única idea, la prefabricación como concepto que contiene en su base la optimización de recursos, el control exhaustivo del proceso (consiguiendo mediante este un altísimo nivel de acabados) y la economía final de optimización extrema de recursos).

 

El edificio lo planteamos como evolutivo cambiante y mutable.