Top
Estudio IGLOO / Arquitectura  / Viviendas Ivssa BURRIANA

Viviendas Ivssa BURRIANA

Buscando la heterogeneidad en los espacios habitables.

 

Pese a la cercanía de la huerta, el solar objeto de estudio, no tiene relación visual directa con ella. El emplazamiento forma parte de una zona periférica de Burriana, la zona no es de fácil acceso y su trama está todavía por consolidar. En la actualidad, los pocos locales comerciales de alrededor están en desuso, cerrados. El espacio a construir abre uno de sus lados a la plaza.

 

Los bajos de los otros dos edificios que la configuran están ocupados con viviendas. Por ello, se propone viviendas en planta baja, homegeneizando la manzana, y obteniendo mayores beneficios económicos frente a lo que supondría introducir locales en planta baja. La construcción de vivienda desde cota 0, y la disposición de los zaguanes en la fachada que da la plaza hace que exista una relación más directa del edificio con el espacio urbano, y con su entorno más inmediato.

 

Partimos de patrón en el que buscamos el concepto de HETEROGENEIDAD en los espacios habitables porque somos conscientes de que así lo es también la sociedad en la que vivimos. Diferentes configuraciones espaciales para diferentes necesidades, pero sin perder de vista el concepto de democracia: todas las viviendas tienen los mismos ingredientes, pero se obtienen diferentes resultados. Las combinaciones son varias, aunteniendo de manera equitativa, el mismo número de elementos configuradores, según la posición y cualidad de éstos.

 

Se busca la relación con el espacio exterior, dentro y fuera de la vivienda, como respuesta a la posición que ocupa el edificio y que configura la plaza. Proponemos abrir las viviendas al espacio urbano mediante la fachada que hasta ahora actuaba de límite en un período y en unos modelos que hoy consideramos agotados.

 

Es por ello que debemos refrescar las ideas originales de nuestra cultura urbana y revalorizarlas. Las mismas, que en su ausencia, hacían replantear al ser humano la manera de volver a disfrutarla. En efecto, “La Plaza” es símbolo y metáfora asimilada por el pueblo; que posee la virtud de ser materializada y experimentada, en favor de éste; para convertirlo en sociedad; una sociedad que carecería de sentido si uno de los pilares básicos en que se sostiene: La Convivencia, fuera descalzado a base de ignorancia o miopía de todos los actores que intervienen en este acto fundamental: Definir y construir la Ciudad… para la Relación entre los Ciudadanos, los futuros habitantes del edificio y sus vecinos. Para ello planteamos actividades para convertir el espacio público en catalizador de energías más que en un telón de fondo “ausente”.

 

La plaza no deja de ser un símil al salón de casa, el espacio pasante vinculado al espacio exterior, la plaza, potenciando la continuidad del exterior al interior de la vivienda. Apostamos por la versatilidad e individualidad de cada vivienda frente a la respuesta seriada como solución al bloque. Así que cada vivienda es igual pero diferente y eso se traduce claramente la fachada.

 

Esta tipología busca conferir a las viviendas de superficie limitada, espacios generosos, grandes terrazas y una gran flexibilidad.